sábado, 5 de diciembre de 2015

Navidad, Epoca Hermosa pero Peligrosa


Estamos entrando en una época hermosa pero que al mismo tiempo denomino peligrosa porque supone un riesgo a los retos que hemos asumido. Muchos de ustedes están entrenando por salud, otros con el fin de mejorar sus hábitos y entrar en una vida activa, algunos para controlar y reducir peso y otros con un enfoque recreacional competitivo. Pero sea cual sea la razón, la bella época de la Navidad crea motivos para reunir las familias, amigos y compañeros de trabajo para celebrarla.

Me voy a referir directamente a las famosas cenas de Navidad las cuales se convierten muchas veces en verdaderos atentados a la salud. La variedad de la comida que se nos ofrece y las cantidades no es el problema, sino el dilema que tenemos frente a estas tentaciones después de haber pasado semanas y meses de entrenamiento y haber transformado nuestro estilo de vida activo, saludable y enfocado en el bienestar.

Voy a hacerles algunas observaciones para que las tengan en cuenta las cuales pueden ayudarles mucho:

  • EL AGUA ES TU AMIGA. No olvides beber al menos de 8 a 10 vasos de agua al día. Somos 70% agua en nuestro cuerpo y este envía mensajes a tu cerebro cuando esta ecuación cambia. Muchas veces comemos creyendo que tenemos hambre y es la necesidad que tiene nuestro cuerpo de pedirnos agua, e interpretamos esta sed como hambre. Es por esto que deben mantener el hábito de beber suficiente agua al día y antes, durante y después de los entrenamientos. 

  • COMIDAS LIGERAS. Siempre insisto en que se deben hacer entre 5 a 6 comidas al día de pequeñas cantidades, en vez de hacer 3 grandes comidas. Con esto conseguimos que la digestión se haga rápido y nuestro cuerpo se sentirá más ligero. Además, con esta modalidad se mantiene el metabolismo trabajando y vamos a quemar más calorías. 

  • INVITACIONES A CENAS. MODERACION. No tenemos que rechazar las invitaciones a cenas, solo seamos astutos y sepamos elegir los alimentos. En los banquetes se sirven todo tipo de alimentos, algunos con una pobre o ninguna densidad nutricional, otros altamente nutritivos. Elijamos inteligentemente y sirvámonos en cantidades moderadas de los alimentos mas nutritivos y en porciones bien pequeñas de los menos nutritivos, tales como dulces, frituras, ponches, etc. Recuerden, hay que cuidarse para no ganar unas libras que luego cuestan mucho trabajo perder.


Como buena costumbre, sirvámonos primero las ensaladas y luego comemos un poco de lo demás. PERO muy importante: no vayamos con hambre a ninguna cena o invitación a comer; al menos comamos un puñado de frutos secos antes de salir de la casa, un poco de ensalada verde o una fruta y con esto calmamos la ansiedad. Así evitaremos comer con desesperación y cantidades grandes.

  • BEBIDAS CON ALCOHOL. Bebamos en cantidades saludables y seamos selectivos a la hora de elegir. Escojan mejor cerveza y vinos antes que bebidas espirituosas. Por cada vaso de cerveza o copa de vino deben tomar 1-2 vasos de agua, lo que cambia la perspectiva. Tengamos cuidado con aquellos amigos que nos hacen caer en la tentación. No perdamos el enfoque. Hay que vivir, claro que sí, pero con alegría verdadera y moderación. La bebida da placer un momento, la vida saludable todo el tiempo.

  • MANTENER EL EJERCICIO. Nuestros programas de Running pueden ajustarse a los enfoques y expectativas que tengamos. Como coach, prefiero prepararles un programa realista que puedan cumplir a uno con expectativas altas, buenas, pero que no lo realicen. Yo soy de los que pienso que la disciplina no se negocia y hacemos lo que tenemos que hacer aunque nos cueste trabajo, pero esto dependerá de los objetivos de cada cual. Si necesitan un programa especial para Navidad, este es el momento de hablar con el coach y preparar un programa con un volumen de carga que mantenga la forma y nos ayude a quemar unas cuantas calorías.

  • EL EQUILIBRO EN TODO. Por último, solo quiero que no caigamos en los excesos a que nos induce la presión social en esta época ni tampoco en el exclusivismo de un régimen muy rigido que nos impida disfrutar. La Navidad es para celebrar la venida del Salvador al mundo y celebrar el amor de Dios. No despilfarremos nuestros recursos, recordémonos de los más necesitados, especialmente los que están más cerca de nosotros y reconciliemonos con aquellos que hayamos tenido diferencias. 

Mi interés es que tengamos una vida plena llena del amor de Dios y que podamos disfrutar con equilibrio de todas las bendiciones que se nos regala cada día, que son ABUNDANTES, junto a nuestra familia, amigos y círculos sociales.
Ahora, A CORRER FANATICOS!!!


JORGE MUSA LATIMER, MBA
Corredor y maratonista aficionado por pura pasión.